7 de mayo de 2006

Me cago en las mil putas que parieron los derechos de autor

¿Quiero decir que las putas paren derechos de autor o que los derechos de autor paren putas?
Ambos.

He tenido la suerte de conocer a un creador de La Hora Chanante y otro de Qué vida más triste y comentarles que hace poco vi en programas de zapping una absurda sección de internet en la que sacaban extractos de ambos. Bueno, extractos no, sketches enteros del uno y capítulos enteros del otro. Y acreditaban por ello a algún pepito@hotmail.com que era el que había ENCONTRADO en internet el trabajo de DOCENAS DE PERSONAS y la había mandado al damematerial@programadezapping.tv de turno.

A esta gente no le parece mal que se vea su obra, pero ¿quién le da derecho a ese tío a acreditarse? Llego a comprender que alguien vaya a colocar su seudónimo en algún arranque de algún programilla sacado de la tele. No es un distribuidor oficial (que hacen lo mismo) pero después de todo, algo de mérito tiene. Lo llego a comprender. Pero lo que me parece absurdo es el ridículo agradecimento del programa a aquel individuo que les "ha hecho llegar" semejante documento. Es como si yo ahora enlazara aquí el "Amo a Laura" y le diera las gracias por la existencia de ese vídeo a Pablo Sánchez de Albacete. No seré yo.

Un asunto que me pone más todavía de los nervios es el que convierte a los creadores de material audiovisual en presa de los creadores de música. ¿Sabían que se ha editado en USA la serie completa Matrimonio con hijos sin la canción de Sinatra? ¿Que algunos episodios de El Coche fantástico en los dvds editados en España no vienen doblados porque ya habían expirado los derechos musicales y sólo se hizo el apaño de cambiar esas tonadas country de radio en la vo? ¿Que se ha redoblado Aquellos maravillosos años, La máscara, El gran salto, porque salía más barato hacer un apaño cutre que comprar los derechos del doblaje original? ¿Que un director francés pagó más de lo que su película había recaudado porque un personaje silbaba brevemente la Internacional?

Me tocan los mismísimos que el arte se haya convertido en la pescadilla que se muerda la cola, que la defensa de la integridad de los artistas se haya convertido en la gran putada de los demás artistas, que Warner cobre dos millones al año por el uso del Cumpleaños Feliz, que una gran cantidad de sketches del Saturday Night Live no puedan volver a ver la luz del día porque sonaba una introducción de algún Opá americano de ese año.

Pero aquí no se libra nadie. Comedy Central se ha convertido en rematadamente hipócrita con su obra cumbre. En un programa de Zapping todo está permitido, pero no en Youtube, que es exactamente lo mismo.

Hace un mes, tras quedar fascinado con los episodios Cartoon Wars de South Park, decidí crear este blog y arrancarlo con varios tratamientos de la libertad de expresión. Esos episodios reflejaban de manera muy certera mi opinión sobre las caricaturas de Mahoma. También utilicé en otro post un vídeo de El Ala Oeste de la Casa Blanca para realzar mi opinión sobre la Biblia.

Ayer, 6 de mayo, recibí notificación de Youtube de que el vídeo incluido en mi post On/Off quedaba retirado por Copyright Infringement. El 26 de abril ocurrió lo mismo con el de South Park, el que puse yo, que no mostraba a Mahoma. El fake que mostraba a Mahoma, que no puse yo, había sido retirado poco antes por violación de las condiciones, imagino que viola la que se refiere al respeto a todos los colectivos.

No sé si el vídeo del Ala Oeste representaba una carta ya existente sobre fragmentos absurdos de la Biblia, o si la carta proviene del episodio, yo creía esto último, pero algún dueño de un blog gay , que siente lógica predilección por ella, puso comentarios en Youtube insistiendo en lo contrario. El clip de South Park duraba 19 segundos, de los cuales 10 eran textos de censura y los otros 9 una parodia de otro programa. Está claro que ante la duda, el más fuerte tiene razón.

Me molesta el hecho de que un capítulo que utilice personajes de Padre de familia, Los Simpson, imágenes de Bush, Osama Bin Laden, líderes palestinos e imágenes de Al Jazeera como base para su argumento no me permita reproducir un fragmento de una de sus parodias. Me gustaría saber por qué no tengo derecho a integrar este vídeo en mi blog. Otros, con los mismos fines, sí lo han hecho: Mi interés es informativo y argumentativo, tal y como ha sido en diversos programas de la televisión internacional, "primero vean esto y luego lo comentamos", y pongo como ejemplo un extracto de Fox que también fue subido a Youtube, que también ha dejado de estar online, supongo que por las mismas razones. Ha dejado de estar en Youtube, sí, pero se reprodujo por televisión exactamente lo mismo que yo he reproducido. La única razón por la que no emitieron también el final del episodio, en el que Jesús cagaba sobre Bush y sobre la bandera americana, fue PUDOR (sic.). Nada de derechos.

¿Es un blog un medio con menos permisos que una cadena de televisión? Seguro. ¿Dan por hecho que las cadenas pueden reproducir imágenes recíprocamente? Sin duda. ¿Existe algún consentimiento firmado para ello? Lo dudo. ¿Existe algún consentimiento firmado para reproducir imágenes de cadenas árabes? Tal vez, sí. ¿Pero eliminarían a Bin Laden o a Saddam Hussein de su programa si les enviaran una carta de reproducción ilícita de sus derechos de imagen? NO.

Soy consciente de que la parodia aporta una serie de privilegios al uso de una imagen de terceros sin permiso, exactamente lo que hicieron en South Park: Coger a un líder árabe y subtitularlo como en el programa de Eva Hache. Entonces, ¿basta para parodiar con tomar un trabajo de otras personas y poner subtítulos graciosos que se rían de ellas?

.
.
.

Qué coño, lo voy a hacer.




9 comentarios:

ahram dijo...

Los derechos de autor es el miedo de los mediocres.
Ahi queda eso

Vigalounge dijo...

Brillante, de nuevo.
En cualquier caso, la gran damnificada es la propia Youtube. Tengan en cuenta que es el modelo de intercambio de información que va a liquidar a las televisiones tradicionales: No es lineal, por lo tanto, no hay corriente de contenidos que le aplaste a uno en sus búsquedas específicas, y no es efímero. Lo que en televisión se difumina en aire en Youtube se dibuja en la arena.

Todo eso da MUCHO MIEDO a DEMASIADA GENTE. Youtube se ha convertido, en meses, en la séptima página más visitada en todo el mundo. ¿Qué pasará dentro de cinco años? Los derechos de autor son la tibia pataleta de hoy. A ver qué pasa mañana.

Henrique dijo...

Totalmente de acuerdo.

cualquierdia dijo...

Todo lleva a cuestiones más generales... no son los derechos de autor lo que en el fondo se intenta defender mediante estas acciones... esto es sólo la carcasa...

thehardmenpath dijo...

Sí. Pero las consecuencias más absurdas de eso, que todos sabemos, es en parte lo que me saca de quicio. Fox puede poner el vídeo para luego ponerlo a parir, yo no puedo para luego poner por las nubes a sus creadores (de los que me declaro fan absoluto).

Pianista en un Burdel dijo...

Sí, yo tuve ("yo tuve", ¿lo pillan?) el mismo problema cuando colgué en YouTube un vídeo de Saturday Night Live que adorna mi blog.
Volví a subirlo, pero en lugar de llamarlo "Al Gore in Saturday Night Live" lo titulé "El Conde Mor".
Solucionado, ahí sigue tan pancho.
La guerra de guerrillas consiste en eso: despistar a LOS GILIPOLLAS.

NetDancer dijo...

Pues ándate con ojo, pianista, no vaya a ser que Chiquito de la Calzada acabe enterándose... x'DDD

vomiton dijo...

esto como el gag de cruz y raya del perico que quiere registrar lo más absurdo.
todo es de todos, fuera ropa!!!

xmariachi dijo...

muy bueno. coincido con lo del señor vigas, especialmente en la diferencia de la arena.
oye, que no sabia que tenias un blog. linkado, míster.

Publicar un comentario